El presidente de la Sala de lo Constitucional y de la Corte Suprema de Justicia,  Armando Pineda, razona su voto sobre la prohibición que los diputados electos puedan tomar posesión el uno de mayo, si el Tribunal Supremo Electoral (TSE) no ha finalizado el recuento de votos.
Y a pesar de asegurar que no comparte en su totalidad la decisión, dice que la misma debe ser cumplida por los legisladores electos por San Salvador.Para Pineda, el TSE no ha dado muestras que indiquen una adecuada celeridad en el recuento de los votos ordenado por la Sala de lo Constitucional, más bien, considera que ha habido «una demora para el mismo».
En cuanto a la decisión de prohibir a los legisladores electos, ocupar su curul, considera que esta viola la voluntad de los electores ya que «se lesionarían  derechos  a  los  diputados  electos  que  han  gozado mayoritariamente  de  respaldo  electoral  de  los  ciudadanos  de  San  Salvador».
De igual forma, el presidente del Órgano Judicial asegura que las credenciales dadas a los diputados electos no tendrán validez total mientras  no  se  obtengan  los  resultados  finales; «sus  actuaciones  legislativas serían  válidas  hasta  que  hubiese  una  decisión  final» aseguro en un comunicado dado a conocer este día.