Aliados por la Democracia presentó esta mañana una petición ante la Asamblea Legislativa para que se haga una reforma a la Constitución de la República y separar las funciones de los magistrados del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

En la petición y debido a que una reforma constitucional requiere la aprobación de una legislatura y la ratificación de la siguiente, Aliados por la Democracia piden que los actuales diputados que están a una semana de finalizar su periodo avalen el acuerdo.

De acuerdo a esta organización de la sociedad civil, la separación de funciones permitirá a los magistrados atender exclusivamente los asuntos que tienen que ver con la justicia electoral y un área alterna se ocuparía de los asuntos administrativos del Tribunal Supremo Electoral.

Para Aliados por la Democracia, los problemas suscitados en torno al proceso y resultados de las pasadas elecciones del uno de marzo “han demostrado la urgente necesidad de modernizar la autoridad electoral».