Con votos de los diputados del FMLN, GANA, PCN, PDC ,CD y diputados independientes, la Asamblea Legislativa aprobó ayer en sesión plenaria, la adquisición de nuevos préstamos por $92 millones de dólares, que se distribuirán en prevención de la violencia, seguridad y desarrollo turístico del país.

De los $92 millones en préstamos, $22 son para un contrato de préstamo y aporte no reembolsable proveniente del Banco de Crédito para la Reconstrucción alemán. Este crédito se utilizaría para financiar el proyecto “Espacios Seguros de Convivencia para Jóvenes en El Salvador CONVIVIR”, que sirva para la reincerción de jóvenes en riesgo.

Los otros dos préstamos provienen del Banco Interamericano de Desarrollo (BID): $45 millones y $25 millones. El primero sería destinado para financiar el “Programa de Apoyo Integral a la Estrategia de Prevención de la Violencia”, que sería administrado por el Ministerio de Justicia y Seguridad. Y el segundo sería para el desarrollo turístico de la franja costero marina del país. Todos los préstamos fueron aprobados con 56 votos.

Sin embargo, la discusión por la aprobar los empréstitos -casi hora y media de deliberación- generó señalamientos de los diputados de ARENA  hacia el partido de gobierno, sobre la ejecución de los mismos ya aprobados en la Asamblea Legislativa, y que a criterio del partido tricolor, no se han empleado para lo que fueron destinados.

«Hemos solicitado al partido de gobierno que nos expliquen qué han hecho con los préstamos ya aprobados, porque algunos no se han ejecutado pero omiten el llamado. Deben dialogar con la primera fuerza del país para la gobernabilidad», dijo la diputada Ana Vilma de Escobar.

La diputada tricolor, Milena Calderón señaló que la seguridad del país no pasa por préstamos, sino por acciones concretas de prevención de la violencia, «algo que este gobierno no ha hecho», dijo.

«Fue el mismo presidente de la República el que dijo que se pondría al frente de la seguridad nacional, hoy se esconde», añadió.

Por su parte, la diputada Lorena Peña señaló que no votar por estos préstamos es «una clara señal de bloqueo al gobierno», en la búsqueda de combatir la delincuencia.

Dichos préstamos son ratificados en momentos en que se cometen a diario 15.5 asesinatos en promedio, según estadísticas del Instituto de Medicina Legal (IML), y que los cuerpos de seguridad se han convertido en blanco del crimen.

Cerca del cierre de la sesión plenaria, con 44 votos, el pleno autorizó al gobierno se gestione un préstamo más por $40 millones y una garantía soberana a otro empréstito del Banco de Desarrollo (BANDESAL) por $100 millones. La petición fue realizada por la diputada efemelenista Lorena Peña.