En reunión del ente colegiado, celebrada anoche, aún no se decide si se deben abrir las urnas que presentan inconsistencias en sus respectivas actas; a pesar de que esta decisión necesita de tres votos de los magistrados, todavía no se visualiza el «humo blanco» del tribunal.

El presidente del TSE, Julio Olivo, dijo que se discute un procedimiento para abrir las urnas, pero la discusión principal está en si se debe hacer en medio del escrutinio definitivo o al finalizar el mismo.

«Yo soy de la idea de que no hay que esperar más, debemos abrir ya las urnas», manifestó el también magistrado, Fernando Argüello Téllez.

Del mismo pensamiento es el magistrado Miguel Ángel Cardoza, al asegurar que de esa forma se podrá recopilar la mayor información de la voluntad del elector, y de «satisfacer esas inquietudes de los candidatos que están pendientes y también conocer la verdad”.

Durante el proceso de escrutinio, partidos políticos han presentado, al menos, unas 350 solicitudes de abrir urnas, señalando las inconsistencias encontradas en las actas.

El TSE ha dicho que muchas de ellas han sido descartadas por ser repetitivas con otras que están en estudio.