Justo cuando concluía el conteo de votos para diputados al PARLACEN y cuando el Tribunal Supremo Electoral anunciaba la puesta en funcionamiento del conteo oficial, este registro las primeras fallas.

Cuando el reloj marco las 11:25 minutos de la noche; la página del TSE presentaba cifras que confundían al electorado y no registraba ningún escaño para los partidos políticos.

La falla volvió a reflejar lo que durante muchos días se informó sobre la imposibilidad  del organismo de poner a punto el sistema y que provoco amenazas de demandas jurídicas por parte de Julio Olivo, presidente del TSE.

Pese a que el TSE tardo más de 2 horas de poner a cero el sistema; este reflejo fallas cuando se anunció que ya estaba habilitado en el sitio web. El TSE corto la comunicación con los ciudadanos e incluso las redes sociales no compartían información.

Juan José Martell, ex magistrado del tribunal lamento lo ocurrido y la poca información de parte de los magistrados, quienes no aparecían en las instalaciones del CIFCO.

Cerca de la medianoche no había resultados formales del PARLACEN, las pantallas en el CIFCO no funcionaban y las fallas del sistema eran videntes.

El organismo electoral abundante en excusas y en amenazas de demandas previo a las elecciones, evito a la medianoche explicar las causas de las fallas.