La Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) se desmarcó de las acusaciones de algunos sectores que la señalan como la responsable del desorden en el Tribunal Supremo Electoral (TSE), que hasta la fecha, no tiene resultados firmes de la pasada elección del 1 de marzo.
El magistrado Belarmino Jaime aseguró que los políticos están tratando de «descargar» la culpa sobre la sala cuando se trata de malas decisiones de índole administrativas.
«No somos responsables de contratar empresas de transmisión de datos, no formulamos actas, la responsabilidad recae en ellos (magistrados TSE)», manifestó Jaime.
Por su parte, el magistrado Rodolfo González aseguró que emitieron el fallo que avaló el voto cruzado el 5 de noviembre de 2014, casi cuatro meses antes de las pasadas elecciones, con la misma antelación con suficiente tiempo para las respectivas reformas de ley.
“Todo este problema no tiene nada que ver con las nuestras resoluciones. En noviembre de 2011, antes de las elecciones de marzo de 2012, no hubo ningún problema. En esta ocasión todo el país vio la resistencia de la Asamblea, que pasó todo noviembre supuestamente analizando cómo iba a legislar el tema”, dijo González.El magistrado añadió que “jamás se dijo al TSE que el proceso de divulgación se lo asignara a una sola empresa o a varias pequeñas. Ha sido decisión de ellos. Los magistrados deben asumir sus propias responsabilidades”.
El presidente del TSE, Julio Olivo, aseguró que no comparte muchas de las sentencias de la sala, pero que las ha acatado por «respeto a la institucionalidad democrática del país».