La Fiscalia General de la República afirmó hoy que el presidente del Tribunal Surpremo Electoral (TSE) Julio Olivo, no ha presentado pruebas sobre el supuesto sabotaje, que el denunció en el proceso de transmisión y divulgación de datos.

Fiscales designados para investigar la demanda aseguraron que Olivo no ha presentado ningún indicio de sabotaje en el proceso electoral, y que tampoco ha hecho señalamientos contra empresas o personas. Debido a esto la investigación estaría detenida por falta de pruebas.

Ayer, Olivo aseguró que el sistema de divulgación de datos había fallado por que habría sufrido un sabotaje, y ello impidio realizar el escrutinio preliminar; además, dijo que hoy presentaría las pruebas al respecto.

Desde la fundación del TSE, luego de la firma de los acuedos de paz en 1992, esta es la primera vez que el escrutinio preliminar no se realizó.

Sin embargo, los fiscales del caso confirmaron, luego que el presidente del TSE finalizara su declaración en la sede de la fiscalía, que Olivo no presentó ninguna prueba contundente sobre el sabotaje.

Los representates fiscales, explicaron que el presidente del TSE podría incurrir en delito si no prueba de las acusaciones de sabotaje que denunció.