Los magistrados del Tribunal Supremo Electoral TSE, Miguel Cardoza y Fernando Argüello mostraron su desacuerdo con las declaraciones del presidente de la institución Julio Olivo, por desmarcarse de sus responsabilidades.
 
Responsabilizar a los mandos medios del Tribunal sobre el fracaso en la divulgación de datos, no cayó en gracias de los magistrados Fernando Argüello Téllez y Miguel Ángel Cardoza.
 
«Hay cosas en las que no estoy deacuerdo (con magistrado Olivo) y si él no está dispuesto a sacar este proceso, hay un equipo que sí lo está», declaró Argüello.
 
Olivo aseguró que la contratación de las empresas para la transmisión se realizó «para ahorrar dinero al Estado y de paso dejar un soporte informático al Tribunal para las elecciones que vendrán en 2018 y 2019».   
 
“No es la hora de buscar culpables, es cierto que hubo fallos en la divulgación del escrutinio preliminar pero en general las elecciones estuvieron bien organizadas. No es sano estar achacando a nadie en este momento, ya llegará el momento de hacerlo”, enfatizó Argüello.
 
Mientras el magistrado Miguel Cardoza aseguró no estar de acuerdo con las acusaciones de sabotaje, hechas por el presidente Olivo, pues asegura que se necesitan pruebas ante estas declaraciones.
 
Además, Cardoza denunció el robo de la fibra óptica que sería utilizada para transmitir datos en el escrutinio final, otra de las razones por las que no inicia el conteo de votos definitivo.