Aliados por la Democracia (AD), evaluó el trabajo del Tribunal Supremo Electoral, TSE, durante las elecciones para diputaciones para la Asamblea Legislativa, Parlamento Centroamericano y Concejos Municipales.

En términos generales, Aliados exige «reformas profundas» al funcionamiento del TSE, como por ejemplo, que la Asamblea Legislativa haga las reformas pertinentes para transformar la instistucional del organismo colegiado.

«Proponemos la creación de un instituto electoral, tenemos tiempo para presentar el proyecto, en esta legislatura. Deben separarse las funciones de los magistrados; entre funciones administrativas y de impartir justicia electoral», aseguró Domingo Méndez de AD.

Además, la organización considera que el organismo colegiado ya no debe conformarse por magistrados que sean propuestos por partidos políticos.

«Hay una gran necesidad por despartidizar el TSE, que los partidos políticos queden siempre vigilando el proceso junto a los organismos electorales temporales; pero aparte se vea la parte de la justicia», aseguró Luis Mario Rodríguez, de Fusades.

Aliados considera que los magistrados deben una explicación a la ciudadanía sobre los acontecimientos que han llevado a implementar una elección que no contó con un escrutinio preliminar, y la instalación tardía de las mesas de escrutinio final que ponen en duda la legitimidad de las autoridades electorales.

«Los magistrados pueden ser removidos de sus cargos desde el punto de vista legal. Y también ciudadana, que está indignada por algunas declaraciones de los magistrados «, dijo Rómulo Rivas del MIRE, miembro de AD.

Sobre las denuncias del supuesto sabotaje del presidente Julio Olivo, los aliados dijeron que serán las instancias fiscales las que deberán ser las encargadas de investigar dicho caso.

«Desconocemos ese caso (sabotaje), si existe, que lo denuncie, esperamos que la fiscalía tenga que intervenir porque es una cuestión grave para la credibilidad del proceso electoral», enfatizó Domingo Méndez de AD.