El director de capacitación del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Amílcar Claros, dijo a representantes de partidos políticos, que las funciones a desarrollar por las 10 mil 621 Juntas Receptoras de Votos (JRV) a realizarse el próximo 1 de marzo será «solo saber contar».

«Es un trabajo fácil. Las JRV solo tienen que saber contar… es un proceso largo pero fácil de realizar con la guía del instructivo», dijo Claros.

Sin embargo, los miembros de partidos políticos tienen otra perspectiva sobre el escrutinio que realizará el mismo tribunal, según la decisión tomada por la mayoría de los magistrados.

El prescindir de un servicio externo de logística, recolección y conteo de votos permitió, en las elecciones pasadas, un registro completo y transparente.

A nueve días de la elección, el TSE no brinda información sobre las empresas que realizarán el conteo de votos, ni la fidelidad del sistema informático a utilizarse.

Al respecto, el presidente del TSE, Julio Olivo, ha solicitado la confianza del electorado en que el proceso se llevará de manera transparente. Aunque continua la reserva de información de las empresas subcontratadas para el servicio de transmisión de datos.

El próximo domingo se realizará la última prueba del sistema de transmisión de actas de votación, a una semana de realizarse los comicios. La primera prueba, realizada el domingo pasado, dejó muchas dudas en el sistema utilizado por el TSE.