Aliados por la Democracia (TSE) exigió nuevamente al Tribunal Supremo Electoral (TSE) tomar medidas urgentes para recuperar la transparencia del proceso electoral y acusaron al presidente del TSE Julio Olivo, de poner en riesgo “la credibilidad de la institución garante del proceso electoral”.

Ante las anomalías que presenta la papeleta para elección de diputados a la Asamblea Legislativa Aliados explicó que eso no se trata de un “simple error” ya que los Magistrados conocen con días de anticipación los bocetos de las papeletas y pudieron redistribuir y equilibrar los espacios, sentenció Federico Hernández.

«Este diseño de papeleta promueve el voto de forma subliminal hacia un partido político» afirmó el jurista José Domingo Méndez, quien además  pidió a los magistrados hacer públicas las muestras de  papeletas de votación para diputados para que los electores se familiaricen con el proceso. El TSE no solamente ésta privilegiando en la papeleta al FMLN sino también decidió eliminar el número de casillas en la papeleta con lo cual estimula el voto por bandera; una consigna del partido oficial.

Aliados también requirió al tribunal obligue a los partidos políticos a publicar el nombre de sus donantes privados y consideran que las reformas a la Ley de Partidos Políticos no cumple la sentencia de la Sala de lo Constitucional.

“El TSE está habilitado para inaplicar esa reforma, la sentencia obliga a dar a conocer el nombre de los donantes, no a pedir permiso” explicó Luis Mario Rodríguez y exhortó al “ TSE a emitir las directrices que obliguen a los partidos políticos a publicar el nombre de los donantes privados y el monto de lo entregado».

Aliados también pidió se investigue si la empresa Alba o algún Gobierno extranjero financia alguna campaña electoral, algo que está prohibido por la ley. Consideran que es importante dar a conocer el funcionamiento del sistema de transmisión de datos a usar.

En las últimas semanas la labor del TSE de cara a las elecciones del uno de marzo se ha visto cuestionadas ante varias anomalías como los errores en la impresión de la papeleta de votación del PARLACEN, la nula campaña para aplicar el voto cruzado, la eliminación del número de casillas en las papeletas y la omisión de denuncias de campaña adelantada.