Activistas fueron amenazados de muerte si continúan en la campaña.

El candidato a la alcaldía por Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) para Nuevo Cuscatlán, Gerardo Barón, denunció que miembros de su equipo de campaña fueron privados de libertad y agredidos físicamente por un grupo de encapuchados durante la madrugada de este 14 de febrero.

El candidato del partido tricolor en conferencia de prensa, dijo que activistas de su partido fueron atacados por varios sujetos cubiertos con pasamontañas y con vestimenta similar a los uniformes que utiliza el cuerpos de agentes metropolitanos de Nuevo Cuscatlán(CAM), mientras estos se encontraban colocando propaganda electoral.

Los encapuchados, privaron de libertad a los activistas con armas de fuego, y fueron llevados a la finca San Ricardo donde los golpearon, robaron y se les amenazo de muerte de seguir trabajando para la campaña de ARENA en este municipio, explicó Gerardo Barón; que también denuncio que paralelamente otro grupo de encapuchados que se trasladaban en un furgón se dedicó a quitar y destruir promocionales del partido.

«Esto ya se sale de cualquier campaña proselitista normal, esto ya es un ataque directo a mi campaña política, nosotros hemos respetado a la competencia y no hemos agredido o amenazado a nadie de un partido de oposición” declaró el candidato.

Una de las personas que quitaba los promocionales de Gerardo Barón, fue capturado por la Policía Nacional Civil, cuando cayó de una escalera debido una trifulca que se dio luego que otros activista de ARENA que estaban en la zona se percataron de la situación.

En los próximos días ARENA y su candidato interpondrá una denuncia por violencia electoral ante la Fiscalía General de la Republica,  la Procuraduría de los Derechos Humanos, el Tribunal Supremo Electoral y la misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) que ya se encuentra en el país para ver el desarrollo de las elecciones del próximo uno de marzo.

El 23 de octubre del año pasado, dirigentes de los partidos políticos que participaran en la contienda electoral firmaron  un pacto de no agresión con el Tribunal Supremo Electoral.