Según el  Ministerio de Economía (MINEC), existen 20 mil familias a las cuales no se les debería subsidiar el gas por considerar que sus ingresos son altos, señalamiento que hacen sin haber realizado antes un estudio socio económico previo.

Para el MINEC estas familias deberían de renunciar voluntariamente a cobrar dicho subsidio ya que aseguran, son hogares con capacidad de pago. “Dentro del subsidio habrá unas 20,000 familias que están ahí como beneficiarios y son de clase alta”, comentó la vice ministra de economía, Luz Estrella Rodríguez.

Para anunciar esta decisión, el gobierno se basa en el mapa general de pobreza presentado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), pero hasta la fecha el MINEC no han realizado un estudio o censo económico propio para suspender la ayuda.

Ante esto Rodríguez aclaró que por orden del presidente Sánchez Cerén el retiro de la ayuda a estos hogares se hará paulatinamente. “La instrucción fue ir a ver si es clase alta, alta media o alta baja, y poder así dar de baja a esas familias se tiene que hacer una verificación en el campo”.

Actualmente el costo del cilindro de gas licuado es de $8.97, y el gobierno entrega $4.07 a cerca de 1.2 millones de familias para su compra.

Esta no es la primera vez que se amenaza con retirar el subsidio a sectores de la población, en octubre del año pasado, a tan solo cuatro meses de tomar posesión el gobierno de Salvador Sánchez Cerén, esta prestación fue suspendida a 35 mil familias, pero ante las presiones el jefe de Estado ordenó al MINEC restablecer la ayuda a estos hogares.