El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén,  anunció hoy que su gobierno trabaja en la formulación de un nuevo impuesto para obtener fondos en la lucha contra la criminalidad. La noticia la comunicó en reunión con integrantes del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia.

El jefe de Gobierno dijo que ordenó al ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, elaborar una propuesta,  para financiar las medidas que ha hecho el Consejo de Seguridad a través del Plan “El Salvador Seguro” cuyo financiamiento para su ejecución necesita de $2,100 millones.

«He pedido al ministro de Hacienda que prepare un proyecto para ver de qué forma el Estado reciba recursos, ya sea por medio de un fideicomiso, ya sea por medio de un impuesto», aseveró el mandatario, al mismo tiempo que dijo se gestiona un préstamo por $200 millones con el Banco Interamericano de Desarrollo.

Ayer Sánchez Cerén, presentó el proyecto de Ley Especial Contra el Delito de Extorsiones que de ser aprobada por la Asamblea Legislativa, permitiría que todos los bienes confiscados por este delito pasen a las arcas del Estado.