Uno de los principales mediadores en la tregua entre las pandillas y el primer gobierno del FMLN, dirigido por Mauricio Funes ha anunciado un nuevo pacto entre las principales pandillas del país.

Raúl Mijango asegura desconocer a fondo los detalles de esta nueva tregua, pero señaló, que no obedece al anuncio hecho por autoridades de seguridad de regresar a sus líderes al penal de máxima seguridad.

El fiscal Luis Martínez ha dicho recientemente que no hay reportes de ningún traslado, contrario a lo asegurado por el ministro de justicia y seguridad Benito Lara, que afirma sea realizado el retorno de algunos cabecillas de las maras 18 y MS al penal de máxima seguridad, aunque no ha querido detallar quienes ni el número de reos que habrían sido trasladados.

«Ellos con este nuevo esfuerzo quieren demostrar que tienen voluntad de querer ser parte de la solución al problema de la violencia», dijo Mijango.

Según Mijango las maras iniciaron este nuevo pacto a partir del 18 de enero, el cual se refleja en el descenso de la ola de asesinatos a partir de esa fecha.

Durante el gobierno del expresidente Mauricio Funes, las pandillas hicieron un pacto para disminuir los homicidios en el país, a cambio de ello sus líderes fueron llevados a un penal de menor seguridad, donde hasta la fecha, reciben ciertas comodidades como el uso televisores plasma con servicio de cable, acceso a celulares e internet, instalación de cocinas y refrigeradoras e incluso de acuerdo con el ex viceministro de seguridad Douglas Moreno había el aval para que ocasionalmente ciertos reos salieran del penal con autorización del expresidente Mauricio Funes.

Tal como se comprobó cuándo líderes de pandilla asistieron a una entrevista de televisión de un canal evangélico.