Justo cuando el presidente Salvador Sánchez Cerén se encuentra en La Habana, Cuba en un nuevo quebranto de salud; los maestros de SIMEDUCO y los médicos del Sindicato del Hospital Rosales, protestaron hoy de forma simultánea por medidas adoptadas por el gobierno.

Los maestros, quienes llegaron hasta Quezaltepeque donde se inauguró el año escolar, fueron impedidos por la policía de presentar sus demandas al presidente en funciones Óscar Ortiz y al ministro de Educación, Carlos Canjura.

Los maestros llegaron hasta Quezaltepeque donde se inauguró el año escolar

Los maestros acusan al gobierno de extenderles su jornada de trabajo y de incumplir una serie de prestaciones establecidas en la ley.

Mientras, los medios del Sindicato del Hospital Rosales aseguraron que tienen siete meses de no recibir salario y que el gobierno les obliga a la marcación biométrica.