Cuando solamente quedan 30 días para la campaña electoral, el gobierno del profesor Salvador Sánchez Cerén y el consorcio de empresas ALBA, arreciaron sus mensajes en los medios de comunicación, principalmente en la televisión para favorecer al FMLN.

Los programas de opinión y entrevistas, así como las franjas de noticias difunden desde este lunes una diversidad de mensajes de los programas del gobierno, principalmente los que tiene un impacto social.

Un spot relata testimonialmente como una paciente es atendida en el nuevo hospital de la mujer, ubicado a pocas cuadras del derruido Hospital de Maternidad. “Vive la nueva cultura SITRAMSS”, anuncia otra voz en un canal de televisión diferente.  Alex Mendoza, capitán de la selección nacional y defensa central del Club Deportivo FAS, promociona las ventajas de los créditos que ofrece el Fondo Social de la Vivienda.

Mientras ALBA concentra sus esfuerzos en ofrecer una empresa con “conciencia social” y en los testimonios de medianos empresarios que han recibido dinero del consorcio para reactivar sus propios negocios.

Es una estrategia de propaganda puesta en marcha en 2014 en la elección presidencial donde el partido, el gobierno y la empresa articulan mensajes de propaganda.

Un spot de 30 segundos en horario «prime» puede significar una inversión de entre $250 a $400 dólares; el equivalente entre uno a dos salarios mínimos en un país que está inundado de mensajes de candidatos que ofrecen empleo y seguridad; ofertas propias de la elección presidencial.