Siete agentes de la Policía Nacional Civil han sido asesinados en lo que va de enero y varios han sido víctimas de algún intento de homicidio por supuestos miembros de pandillas; ante la ola de ataques que sufre los cuerpos de seguridad del país el vicepresidente de la República Óscar Ortiz, anunció disposiciones especiales y reformas que buscan proteger a los miembros del cuerpo de seguridad del país y endurecer penas contra aquellos que atenten contra sus vidas.

Óscar Ortiz también fue enfático al desvincular al gobierno actual con la negociación con las pandillas, aunque dejó entrever que el primer gobierno del FMLN pudo haber realizado algún pacto. “La negociación con pandillas no existe en este gobierno” dijo el funcionario.

Las medidas aseguró Ortiz serán enviadas hoy mismo a la Asamblea Legislativa y pidió a los diputados las aprueben esta tarde durante su Sesión Plenaria.

“A nuestra policía se les debe respetar” aseveró Ortiz, quien entre las medidas destacó que efectivos de los cuerpos de seguridad quedarían autorizados sin restricciones para hacer uso de su arma para actuar en legítima defensa.

Hace unos meses sin el apoyo del FMLN la Asamblea Legislativa aprobó reformas al Código Procesal Penal que otorgaba algunos beneficios legales a las personas (incluía agentes policiales) que en legítima defensa cometieran homicidio. El proyecto fue vetado posteriormente por el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén.

Las reformas presentadas hoy también buscan reducir los tiempos y procesos para imposición de penas en involucrados en ataques contra miembros de seguridad.

En este marco autoridades de seguridad anunciaron que se han trasladado al penal de máxima seguridad a cabecillas de maras por los recientes ataques a agentes, aunque no especificaron si líderes como el Viejo Lin, el Sirra entre otros principales están incluidos en los traslados.