En una decisión de la cúpula del FMLN, estimulada por los precios internacionales del petróleo y la crisis económica de Venezuela, los dirigentes del partido FMLN han reconocido que buscan vender al Estado la empresa Alba Petróleos, con lo cual los salvadoreños terminarían pagando la deuda contraída con el país del sur del continente.

Es un proceso que inició con la desvinculación de algunas alcaldías del FMLN del asocio con Venezuela, y que podría culminar con la decisión de enviar a la Asamblea Legislativa el tratado para su ratificación con la consiguiente decisión de convertir en deuda soberana la millonaria ayuda que el gobierno de Hugo Chávez y Nicolás Maduro ha entregado al FMLN desde  hace 8 años.

Carlos Ruiz, dirigente de ALBA Petróleos y candidato a diputado por el FMLN reconoció ayer que se busca que la empresa sea del Estado, con lo cual se estarían trasladando activos como la planta almacenadora ubicada en Acajutla y las diferentes estaciones que distribuyen combustible y derivados.

Lo que Ruiz no aclara es que el Estado también estaría asumiendo la deuda contraída por ALBA y que se presume superan los $600 millones de dólares. El monto específico de la deuda es mantenida en secreto por los dirigentes del partido, los funcionarios de ALBA y los funcionarios de gobierno que intentan la ratificación del tratado.

$600 millones

La deuda de Alba Petróleos

Aunque el presidente Salvador Sánchez Cerén y el canciller Hugo Martínez, han maniobrado para evitar el control legislativo del tratado, al final toda deuda que asume el país debe ser aprobada por 56 diputados de la Asamblea.