La reciente visita de Amnistía Internacional al país (AI) no pasó desapercibida para las distintas organizaciones que apoyan el respeto por la vida de los no nacidos. Con una campaña ideologizada y acompañada por las organizaciones pro aborto, AI “condenó” al estado salvadoreño porque según ellos se han violentado los derechos humanos de las 17 mujeres condenadas por asesinato.

Sin embargo, la presidenta de Vida SV, Sara Larín, cree que a esta ONG “le han contado mal la película”, y al no encontrar casos concretos decidieron apoyar a las 17 mujeres condenadas por asesinar a sus recién nacidos, según determinaron las investigaciones judiciales.

CURUL 85: ¿Qué análisis dejó la visita de AI al país?

SARA LARÍN: En primer lugar que evidenciaron un desconocimiento total de la legislación salvadoreña, y una campaña de mentiras orquestada por las organizaciones pro aborto del país. Nos oponemos a esta campaña de desinformación y campaña mediática en la que ha colaborado AI, pues tienen una clara ideología de género y de muerte.

C85: ¿Por qué solicitar el indulto de estas 17 mujeres condenadas entonces?

SL: En El Salvador, cuando una mujer comete un aborto y ésta confiesa el delito, la pena es de dos años, que pueden pagarse con medidas sustitutivas, sin embargo los movimientos pro aborto buscaban casos para exponerlos a la opinión pública, y al no encontrarlos se fijaron en los 17 casos de mujeres que mataron a sus hijos después del parto y hacerlos pasar por abortos espontáneos. Gracias a los peritos de medicina legal, se comprobó que esos casos no eran espontáneos ni precipitados, sino de infanticidios que nacieron, y que respiraron y luego se le produjo la muerte.

C85: De hecho hay pruebas en los archivos judiciales, de que los niños ya habían nacido

SL: Si, es más, los recursos de indultos que han interpuesto para estas 17 mujeres estipulan el delito de homicidio agravado, sólo en uno de los casos el delito fue homicidio en grado de tentativa porque afortunadamente el niño pudo vivir. En la mayoría de los casos fueron las mismas abuelas las que denunciaron a sus propias hijas por los asesinatos cometidos.

C85: Las organizaciones pro aborto dicen que estas mujeres lo hicieron porque vivían en extrema pobreza, ¿Es cierto esto?

SL: Es otra mentira, porque en los casos de las 17 mujeres condenadas por aborto ellas vivían en zonas rurales de San Salvador. Es mentira que ellas lo hicieron porque no tenían acceso a la salud pública del país, la mayoría vivían en Mejicanos, que no es una zona rural y de pobreza extrema como han manipular, no es cierto que la pobreza orille a estas mujeres a cometer atrocidades.

C85: ¿Qué esperarían de la clase política de nuestro país respecto al tema?

SL: Como movimiento nosotros esperamos que el gobierno facilite el acceso a la salud de todas las mujeres, porque al final ese es el principal tema, el acceso a la salud. Denunciamos a aquellos políticos que utilizan este tema con fines populistas y que hacen ver el aborto como un tema de clases sociales para ganar el voto de aquellas mujeres que se organizan y que dicen ser la voz de todas las mujeres del país. Aunque sabemos que en el fondo lo que se pretende es cobrar los beneficios de las clínicas abortistas una vez se legalizara el aborto. Allí vemos otra falacia, porque un aborto cuesta alrededor de $600 y es imposible que una mujer de escasos recursos tenga acceso a él.