La organización denuncia que se mantiene la mala práctica y fallas en la elaboración del presupuesto general de la nación.

Ricardo Larín

La Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES) aseguró que el presupuesto general de la nación no respeta la Constitución de la República ya que se presenta con cifras irreales, tal y como lo demanda la Carta Magna.

FUSADES señaló, desde septiembre del año pasado, que el borrador del presupuesto general presentado por el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, ante los diputados de la Asamblea Legislativa reflejaba un déficit de $705.1 millones, lo cual se evidenció en la falta de fondos para suplir necesidades como el pago de capital e intereses de los Certificados de Inversión Previsional (CIP) que generó el impago la semana pasada.

La fundación asegura que en materia constitucional, para la elaboración del presupuesto, no se ha cumplido al menos decretar un presupuesto de ingresos y egresos de la administración pública -art. 131 ordinal 8 de la Constitución-, el principio de equilibrio presupuestado contemplado en el artículo 226, el principio de unidad y veracidad presupuestaria y que no se respetó la necesidad de 56 votos para aprobar el presupuesto si este contemplaba deuda.

“La exigencia jurídica de equilibrio no es ajena al gobierno. En la web del Ministerio de Hacienda se divulga que el presupuesto del Estado debe cumplir el principio de equilibrio que se refiere… a la cobertura financiera del presupuesto”, dice la posición institucional de FUSADES.

Además, se expresa que este incumplimiento llevó a algunos ciudadanos a presentar una demanda ante la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), por la violación de estos principios en el presupuesto 2017.

El documento añade que “estamos ante una ventana de oportunidad para que se siente un precedente jurisprudencial que resuelva la discusión constitucional que existe con respecto a la elaboración del presupuesto general de la nación y su aprobación, que sirva de parámetro para ponerle fin a las malas prácticas presupuestarias que se vienen desarrollando desde hace varios años y que cada vez es más evidente como esto está impidiendo que el Estado cumpla con sus atribuciones, afectando con ello la calidad de vida de los salvadoreños”.

El 18 de enero de este año, con 47 votos de los diputados del FMLN, GANA, PCN y PDC, se aprobó el presupuesto correspondiente a este año, donde los diputados dejaron establecido que las partidas faltantes de financiamiento se abrirían con mil dólares, y a posteriori buscar el  financiamiento vía transferencia o incorporación de fondos, o también por la vía del endeudamiento.