SITRAL asegura que el número de plazas en oficinas departamentales es menor al expuesto por el presidente de la Asamblea.

Gabriel Recinos

Ante el anuncio de diputado Norman Quijano, presidente de la Asamblea Legislativa, de la conformación de una comisión que evaluará el trabajo de las sedes departamentales del órgano de Estado, el Sindicato de Trabajadores de la Asamblea (SITRAL) externó su rechazo a dicha medida, a la que acusó de ser “populista” y con “fines electorales”

Continúa la reingeniería en Asamblea

La semana pasada, tras la sesión de junta directiva, Quijano explicó que el objetivo de dicha comisión es presentar un plan que ayude a disminuir los costos de funcionamiento de las sedes, lo que podría pasar por el despido de personal y la reducción del número de sedes.

El diputado, además, señaló que en total son 240 empleados los que conforman las 13 oficinas departamentales, lo que equivale a una erogación de $3.5 millones anuales en remuneraciones.


“No estamos de acuerdo con que cierren las oficinas, pedimos hagan el análisis correspondiente, que quiten las plazas fantasmas, si es que existen, no defendemos eso”, dijo Luis Ortega, secretario del SITRAL.


Y añadió que “defenderemos a los trabajadores que cumplen con sus funciones y horarios; si hay despidos, vamos a actuar; y de ser necesario cerraremos oficinas”.

De acuerdo a Ortega, el número de empleados de sedes expuesto por el presidente de la Asamblea no es correcto, pues los datos no coinciden en todas las oficinas.

“Todavía no tenemos un número, es un proceso de investigación que haremos, pero son menos (de 240 empleados)”, recalcó.