Todavía existen fronteras en San Salvador. Y es que a raíz de la campaña de este medio de comunicación denominada “Ocupa tu Curul”, nos queda claro que esa es una realidad en la capital, porque parece que un permiso extendido por la comuna solo tiene efecto en un determinado distrito.
El permiso de un distrito no vale para otro.

En la misma ciudad… la misma administración, lo que no significa una descentralización efectiva de la burocracia que genera el Estado.

Los oficiales del Cuerpo de Agentes Metropolitanos (CAM), que vale mencionar que de la manera más cordial nos pidieron abandonar la plaza pública, nos dijeron que un permiso de un distrito no es válido para otro, por lo que era necesario obtenerlo en cada distrito en el que se realice la campaña.

A pesar de eso, ciudadanos lograron expresarse, motivados por el espacio generado en la plaza pública, por el curul y porque tienen el deseo de decirle a los diputados que no se están haciendo bien las cosas.

Un curul, urnas de votación, un micrófono y la vía pública pueden ser espacios muy poderosos si se ponen al servicio de la población, si se les permite expresar la problemática que les aqueja y que la clase política ha olvidado.

La campaña es para ciudadanos, para que se expresen, para que exijan, para que denuncien y para que propongan ideas a los diputados de la Asamblea Legislativa. Pese al miedo que todavía invade a los ciudadanos y les cohíbe de expresar sus opiniones.

“No, pero a mí no me saque”; “No quiero salir, me pueden mandar a matar”; “¿Y para qué voy a decir algo? Si al final nada cambia”, son algunas de las expresiones ciudadanas.

Pero siempre hay quien rompe el hielo, quien harto de las condiciones en las que está sometido busca generar un cambio, primero denunciando lo que está malo y luego buscando soluciones para la problemática nacional.

No nos sorprendimos cuando los ciudadanos comienzan a hablar del presupuesto general de la nación, de los gastos excesivos en el Órgano Legislativo y de los sueldos de los diputados. No nos sorprende porque sabemos que la ciudadanía conoce su realidad, quien la ha olvidado es la clase política.

Les invitamos a continuar acompañando esta iniciativa, a que sigan a través de nuestras redes sociales la campaña y se acerquen al curul ciudadano. Ustedes tienen algo que decir a los diputados, tienen buenas iniciativas para cambiar las cosas.

Ustedes son ciudadanos y no hay nadie mejor para conocer la realidad de este país, una realidad que necesita ser transformada empezando por mejorar la demanda, para que la oferta cambie.